Secuelas bastardas

De todos los fenómenos que me tocaron vivir durante mi infancia/adolescencia hay uno que siempre que lo recuerdo logra hacerme esbozar una sonrisa. Ese fenómeno es el de las falsas secuelas de éxitos cinematográficos.

¿En que consistía este fenómeno? Veréis en los años 70 y 80 un puñado de distribuidores con la cara bastante dura, todo hay que decirlo, se dedicó a distribuir films que obraban en su poder como si fueran la segunda, tercera o cuarta parte de algún film que hubiese sido un taquillazo recientemente y con la que no tenían ninguna relación.

Generalmente estos films eran series B, o incluso Z, o alguna exploit de origen italiano. Con esta táctica lo que pretendían, y muchas veces conseguían, recordad que no existía internet y descubrir estas cosas era muy difícil, era engañar al público para así conseguir unos ingresos en taquilla o a través de su explotación en video que difícilmente iban a conseguir por los méritos propios de esas películas.

El lío que generaban estas falsas secuelas alcanzaban grandes proporciones cuando se lanzaba al mercado una verdadera secuela de alguno de los films plagiados y esas se tenían que estrenar con un título distinto para no acabar de confundir al público. O sea, nadie hubiese pagado por ver una película titulada “XY parte 3” debido a que algún listillo había lanzado un año antes una película de idéntico título y que todos los interesados ya habían visto.

A continuación voy a hablaros de 4 de estas secuelas bastardas. Así a los que desconozcáis este fenómeno os va a ayudar a comprenderlo y los que ya lo conocíais, vais a disfrutar recordando estos films.

1) Terminator 2

terminator-2-shocking-dark-aff

En 1984 “Terminator” encumbró al estrellato tanto a su protagonista Arnold Schwarzenegger como a su director James Cameron.

En 1991 ambos repetirían, junto a la también protagonista de la primera entrega Linda Hamilton, en un secuela que reventó las taquillas de todo el mundo.

Pero dos años antes llegó a las estanterías de nuestros videoclubs un film dirigido por Vincent Dawn (seudónimo bajo el que se esconde el italiano Bruno Mattei) que llevaba por título “Terminator 2”.

Lo creáis o no esta película se estrenó en todo el mundo con este título, excepto en Estados Unidos que lo hizo con el de “Shocking dark”.

La película, que luce un look apocalíptico muy típico en muchas series B futuristas para abaratar costes,  se desarrolla en una Venecia totalmente devastada. Curiosamente, el argumento del film es más parecido a “Aliens” que a “Terminator” así que no deja de sorprender que en lugar de intentar pasar como si de una secuela de “Aliens” se tratara, lo haga como una de “Terminator”. Eso sí, años después de su lanzamiento en USA se editó como “Aliens 2”, ¡toma ya!.

Una anécdota personal: En un videoclub Blockbuster que frecuentaba, tenían una copia de este film y el encargado había enganchado una nota, con papel cuadriculado de libreta, en la portada que ponía: “¡Ojo! No es la de Schwarzenegger.” Y es que estos del Blockbuster eran tope honrados. Honrados y “puretas” que no tenían sección porno, recordemoslo.

2) Psicosis II

Psico

A partir de 1983, 23 años después del estreno del film original, empezaron a estrenarse secuelas de la obra maestra “Psicosis” de Alfred Hitchcock que, como aquella, estaban protagonizadas por Anthony Perkins en el papel de Norman Bates.

Dos años antes de la secuela oficial, se estrenó en nuestros cines una película cuyo título original era “Night school” (aunque también es conocida como “Terror eyes”) y que aquí fue distribuida como “Psicosis II”.

Este film era un slasher, generó tan en boga a principios de los 80, en el que un asesino (más bien asesina, porque al final se descubre que es una chica) vestido de motorista y que oculta su identidad bajo un casco oscuro, se dedica a decapitar a estudiantes de un instituto.

El hecho que se estrenara esta película como “Psicosis II” hizo que la secuela original llegara a nuestras pantallas como “Psicosis II: El regreso de Norman” (añadieron la coletilla como subtitulo).

Tuve la ¿suerte? de disfrutar de este film en una triple sesión de terror, en el desaparecido cine Miramar de Canet de Mar, en la que recuerdo compartía cartel con el remake de “La mosca” de David Cronenberg. El otro título de tan magna sesión, lo he olvidado, por desgracia.

3) Re-Animator II

re-animator-2-1989-online

Esta bazofia fechada en 1990 y cuyo titulo original es “Metamorphosis” llegó a las estanterías de nuestros videoclubs como si de una secuela del clásico de Stuart Gordon se tratara.

A este film lo recuerdo con particular odio. Veréis, recuerdo perfectamente que era un viernes, no se ni de que mes ni de que año,aunque viendo de cuando es el film debería ser 1990 o 1991. Entre en el videoclub que tenía cerca de casa con la intención de alquilar algún film de terror. Era tarde y el videoclub ya estaba cerrando. Como el propietario me conocía, me dejó 5 minutos para escoger una película y claro vi “Re-Animator II” en la sección de estrenos y no dude en pillarla. Si lo hubiese mirado con calma y tan solo le hubiese dado la vuelta a la caratula, repleta de fotos que delataban lo cutre que era el film, hubiese visto que eso era un timo.

Por desgracia no fue así y tuve que tragarme un bodriazo (tengo un problema, siempre veo las películas hasta el final aunque me parezcan mediocres) sobre un tío que inventa un suero para permanecer joven toda la vida. Experimenta en él mismo y todo sale mal: Enloquece y se dedica a asesinar a gente y al final termina transformado en un lagarto vete tú a saber porqué.

Un film “inolvidable”.

4) Tiburón 3

tiburon3

La guinda del pastel. Si hay un film que ejemplariza las sucias finalidades de las secuelas bastardas, este lo hace a la perfección.

Tiburón” batió récords de recaudación en 1975. Lógicamente, eso generó la producción de una secuela en 1978.

En 1981, y dos años antes de la llegada de la tercera entrega oficial de la franquicia, se estreno una producción italiana titulada “L’Ultimo squalo” de Enzo G. Castellari.

Este film se estrenó en Estados Unidos como “Great White” pero su argumento era tan parecido al del film de Spielberg, incluso copiaban una famosa escena de la segunda parte, que la Universal les puso una demanda por plagio consiguiendo que fuera retirada de los cines a los pocos días de su estreno.

En España, y de la mano de José Frade, “L’Ultimo squalo” se estrenó como “Tiburón 3”. Frade poseía una compañía que distribuyó muchísimos exploits italianos. Muchas veces, y actuando como censor, cortaba escenas de dichos films por contener excesiva violencia.

Cuando en 1983 llegó la tercera entrega del film original, en España se estrenó como “El gran tiburón” para no confundir al respetable.

Una aclaración, el film que actualmente está editado como “Tiburón 3” en DVD, es la secuela verdadera del film de Spielberg. La película distribuida por Frade, no tiene edición en DVD por el momento.

Recuerdo ver esta película un fin de semana de madrugada en TVE. Fue en la época en que la televisión pública decidió emitir de forma ininterrumpida durante los fines de semana. Programaron un pase de esta película a altas horas de sábado. Como en mi casa aún no teníamos video, tuve que poner el despertador para levantarme a ver esta maravilla. En aquel momento la disfruté. Ahora no me apetece mucho revisarla, la verdad, y eso que soy muy fan de los exploits italianos.

Y con esto doy por cerrado este pequeño repaso a las secuelas bastardas. Este fenómeno es tan amplio que no descarto hacer alguna/s entrega/s más sobre este tema y hablaros de algunos films más que consumí presa del engaño.

Y es el que el mejor homenaje que le podemos hacer a un artículo dedicado a las secuelas bastardas, es realizar una secuela de el. ¿No creéis?

Para leer la segunda parte de este artículo clica aquí.

Recordado por el viejales: el día 8 de febrero de 2013 a las 10:20 am

Categorías relacionadas : Películas

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *