“Las chicas de California”, el telefilm ochentero que permanece en el subconsciente de más de uno

No es que en Retro Memories hayamos hecho un estudio, más que nada porque somos demasiado vagos para hacerlo, pero os puedo asegurar sin miedo a equivocarme que tres de cada cuatro mails que recibimos son para preguntarnos por el título de alguna película o serie de televisión de la que el emisor del correo tiene un vago recuerdo. Me alegra poder decir que hemos sido capaces de dar respuesta a la mayoría de dudas que nos habéis formulado, si bien es justo reconocer que a veces con ayuda externa. Todo esto os lo cuento a propósito del telefilm del que os quiero hablar hoy. Veréis, varias han sido las personas que nos han preguntado alguna vez por él. Nos dicen cosas del estilo “busco el título de una película sobre un chico que quiere ir a California porque se ha enamorado de una chica de un anuncio”. Esta es una de las dudas más fáciles de responder para nosotros pues este telefilm nos dejó huella y tenemos un recuerdo muy vivo de él. Tal vez, o casi seguro, el hecho de que mucha gente haya olvidado su título es debido a que fue un producto destinado a televisión que tuvo pocos pases y que difícilmente volverá a emitirse nunca más. Vaya, más bien es imposible. Tampoco ha tenido, y es probable que nunca vaya a tener, una edición en DVD o Blu-Ray, así que es comprensible que este semiolvidada y que pronto caiga en el olvido más absoluto. Lo curioso del caso es que todos los que vimos su pase por televisión, yo personalmente recuerdo dos, lo recordamos con fervor aunque muchos hayan olvidado su título. Es comentar algo de su argumento y que la gente te digo “sí, sí, yo también lo vi. Al final… (Omito posible spoiler)”. Pues bien, este telefilm se titula “Las chicas de California”, aunque contó con una edición en VHS bajo el título de “California, California”. Dejadme hablaros un poco de él.

Carátula de la edición en VHS de “Las chicas de California” bajo el título de “California, California”.

Nathan Bowzer es un humilde mecánico de Nueva Jersey al que la vida no le sonríe precisamente. Su novia le dejó por otro, en su trabajo no paran de ningunearle e incluso su propia familia cree que es un fracasado. Nathan tiene un sueño que es viajar algún día a California. Cada vez que ve por televisión el anuncio de los cosméticos “California Dream”, cuya sintonía es “California girls” de The Beach Boys, se queda embobado mirando a la modelo que aparece en él y soñando con estar allí junto a ella. Ernie, su mejor amigo, le dice que deje de soñar pues nunca irá a California ya que a la hora de la verdad siempre se acaba acobardando. Pero Nathan decide llevar a cabo su sueño tras ser despedido del trabajo. El plan es ir a California dos semanas y si le gusta quedarse a vivir allí y si no volver a Nueva Jersey. Evidentemente todo le saldrá a pedir de boca. ¿Acaso lo dudabais?

El anuncio de California Dream que vuelve loco a Nathan.

Así de bobo se queda Nathan viendo el anuncio.

Para empezar en el avión entabla amistad con Elliot, un fotógrafo que no solo le lleva a las mejores fiestas sino que además le acoge en su casa. Pero lo mejor está por venir. Un día Elliot y Nathan chocan con su coche contra otro que esta conducido, ni más ni menos, que por la modelo del anuncio de cosméticos de la que Nathan está enamorado.

Elliot, el nuevo mejor amigo de Nathan.

Como Elliot no tiene seguro, Nathan, que recordemos es mecánico, se ofrece a repararle el coche a Heather, que así se llama la modelo. Ella accede a regañadientes. Al principio la relación de Heather con Nathan no es precisamente idílica. Ella es una soberbia y lo trata con arrogancia, pero al final caerá presa de la inocencia y dulzura de nuestro amigo y se enamorará de él. El romance no tarda en empezar.

No me digáis que esto no es casualidad.

Tan enamorada está, tan bella es su historia de amor y tanto confía en él que decide que es el momento de hacerse socios y montar un taller mecánico al que toda la gente rica llevará a reparar su coche. El negocio no tardará en ser objeto de disputa entre Nathan y Heather.

Nathan y Heather viven su romance con el “Wouldn´t it be nice” de The Beach Boys como BSO de su historia de amor.

A todo esto también está Karen. Karen es una humilde chica con la que Nathan se encuentra varias veces a lo largo del telefilm. Se conocen en una fiesta en la que ella trabaja de camarera, coinciden paseando por la calle, luego en una cafetería en la que ella también trabaja y en la playa. Todo indica a que Nathan y Karen acabarán juntos, ¿verdad? Pues no es así. O no exactamente.

Esta es Karen. Es mona, ¿eh?

A partir de aquí aviso que voy a spoilear a saco el final. Así que leed esto a vuestra cuenta y riesgo. Luego no me lloréis.

El taller mecánico se va a la quiebra justo el mismo día que Nathan descubre que Heather le está siendo infiel. Cuando ya parece que la cosa no puede ir a peor, se desata un terrible terremoto que… Un momento… No es un terremoto. Es Ernie, el mejor amigo de Nathan, que lo está despertando. Todo lo que hemos visto hasta ahora ha sido un sueño de Nathan que ni siquiera ha salido todavía de Nueva Jersey.

Nada es cómo lo había soñado.

Así que tenemos de nuevo a Nathan yendo para California, aunque esta vez comprobamos que no las tiene todas consigo como sí las tenía en su sueño. Una vez allí su mayor sueño se convierte en su mayor pesadilla. Llueve sin parar y los californianos no son tan simpáticos como había imaginado. Nathan camina cabizbajo un día nublado por la playa cuando de pronto ve una cara conocida. ¡Es Karen! La simpática chica que aparecía cada dos por tres en su sueño. Ella evidentemente no sabe quién es él. Conversan un poco y ella le cuenta que es de Nueva Jersey como él y que también soñaba con venir a California pero que no nada era como esperaba. Nathan le propone de ir a comer juntos, a lo que ella accede. Y el telefilm acaba con ellos alejándose por la playa mientras somos testigos del nacimiento de una más que probable historia de amor.

El “reencuentro” entre Nathan y Karen.

Estamos ante una comedia amable y sobre todo muy blanca, recordemos su destino televisivo, que, eso sí, es muy entretenida pues tiene un ritmo rápido, tal vez demasiado, pues se van sucediendo los acontecimientos uno de tras de otro de manera atropellada. Supongo que el hecho de ser todo un sueño de Nathan hace que la narración sea así, donde las cosas pasan sin casi venir a cuento. No lo achacaré pues a una baja calidad de su guión.

“Las chicas de California” fue emitida originalmente por la cadena ABC el 24 de marzo 1985. En España, como he dicho anteriormente, yo recuerdo dos pases. Uno en TVE, juraría que dentro de su espacio “Estrenos TV”, y el otro tiempo después en Antena 3.

Los actores:

Robby Benson es Nathan.

Aunque tal vez a muchos de vosotros no es suene ni su cara ni su nombre Robby Benson es un actor que no ha parado de trabajar desde los años 70, si bien pocas veces en productos de relumbrón. Entre sus películas más destacables están el drama romántico “Castillos de hielo” (“Ice castles”, 1979) y “Harry e hijo” (“Harry & son”, 1984) en la que compartía protagonismo con Paul Newman que también dirigía el film.

Además de esto también tiene una amplia carrera como doblador, suya es la voz de Bestia en la versión original de “La bella y la bestia” (“Beaty and the Beast”, 1991) de Disney y como director de series, varios capítulos de “Friends” llevan su firma, y telefilms.

Martha Longley es Heather

Al igual que el personaje que interpretaba en “Las chicas de California”, Martha Longley era modelo profesional. Su carrera como actriz no fue muy extensa pues además de este telefilm solo participó en un episodio de “Simon & Simon” y otro de “La ley de Los Ángeles”.

Tawny Kitaen es Karen

Actriz que fue bastante prolífica en los ochenta con títulos como la comedia “Despedida de soltero” (“Bachelor party”, 1984) en la que interpretaba a la prometida de Tom Hanks, el dramón “Corazón de cristal” (“Crystal heart”, 1986) junto a Lee Curreri, el Bruno Martelli de “Fama”, y “Witchboard: juego diabólico” (“Witchboard”, 1986). También es recordada por su participación en el culebrón “Santa Bárbara”.

Pero si por algo adoramos a Tawny Kitaen en Retro Memories es por protagonizar algunos de los videoclips más calientes de los años 80. Tal y cómo os contamos aquí, Kitaen por esa época mantenía un romance con David Coverdale, líder de la banda Whitesnake, que la convirtió en protagonista de algunos de los videoclips de su banda.

Como curiosidad dejadme deciros que entre los secundarios podemos encontrar a Ernie Hudson interpretando a Ernie, el mejor amigo de Nathan en Nueva Jersey. Un año antes de “Las chicas de California” Hudson había sido uno de los Cazafantasmas en la película homónima de 1984, papel que repetiría en su secuela.

Hasta aquí todo lo que daba de sí “Las chicas de California”. Espero haberos ayudado a recordar este semiolvidado telefilm que muchos estoy seguro que visteis en su momento.

Recordado por el viejales: el día 13 de agosto de 2018 a las 9:00 am

Categorías relacionadas : Películas

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *