F/X: Efectos mortales (F/X, 1986)

¿DE QUÉ IBA FX: EFECTOS MORTALES?

Antes que nada aquí tenéis el trailer:

La trama es bastente original para el momento en que la película fue creada: 1986. Nos presenta al experto en efectos especiales, Rolly Tyler (interpretado por Bryan Brown) que es contratado por el FBI para simular el asesinato de Nicholas Defranco (Jerry Orbach), un mafioso que ha estafado a la familia durante años y que se encuentra dentro del programa de protección de testigos.

El compañero de piso de Tyler, todo amabilidad, belleza y simpatía.

Todo parace ir sobre ruedas hasta que llega la noche del montaje y el agente corrupto Martin Lipton (Cliff de Young) intenta asesinar al pobre Rollie Tyler cuando este ya ha llevado a cabo la pantomima.

Nicholas Defranco, un mafioso malo, malo. malísimo.

Tyler logra escapar y empieza a sospechar que le han tendido una trampa y que en realidad lo han engañado para que asesinase a Defranco. Nuestro protagonita se pone en contacto entonces con el jefe de Lipton, Mason, para que lo ponga a salvo. Mason le dice que espere a una patrulla en la cabina desde donde les está llamando. Mientras Tyler espera deja entrar en la cabina a un pobre desgraciado que al poco rato muere acribillado por las balas de más policías corruptos. En estas Rollie Tyler, testigo de este nuevo asesinato, huye aterrado sabiendo que ha sido traicionado por el FBI en pleno.

Martin Lipton: un poli corrupto de cuando se podía fumar en las películas.

Tyler va a casa de su novia donde pasa la noche. Por la mañana, al asomarse ésta a la ventana es abatida de manera fulminante por un franco-tirador. El asesino acude al apartamento a rematar el trabajo pero, despues de una intensa lucha, Tyler acaba matándolo (un especialista en FX contra un asesino profesional en una pelea a muerte y… gana el freaky…. bueno, pasaremos por alto este resbalón del guión)

La pobre Ellen (Diane Venora) en muy mal estado.

El doble homicidio del apartamento de Ellen Keith hace entrar en escena al detective Leo McCarthy (interpretado por el genial Brian Dennehy) que, desde un principio, no ve demasiada clara la teoría generalizada que culpa a Tyler de las dos muertes.

En estas Tyler se pone en contacto con su ayudante Andy a la que le pide un par de favores que le facilitarán la venganza. Es en este momento cuando hay una de las escenas míticas de la cinta: la persecución de la furgoneta:

La furgo, cuanto daño hizo tipo de letra a los trabajos escolares de época.

Andy (Martha Gehman), la jamelga ayudante de Tyler

A partir de aquí todo desemboca hacía un final, previsible o no, que no os spoilearé si no habéis visto la película o no lo recordáis bien (la edad es lo que tiene), pero  os daré algunas pistas:

  • Tyler consigue organizar una reunión en un lugar donde se encuentran todos los polis corruptos.
  • Allí les monta una serie de trampas basadas en su experiencia como genio de los efectos especiales (gran, gran, gran escena).
  •  Al final tiene que hacer un viejecito a Europa junto a McCarthy que les dejará bastante arreglada la pensión.

Tyler con la cosa bastante controlada…

 ALGUNAS COSITAS MÁS

La cinta, que he revisado para realizar este artículo, para mi se conserva muy dignamente a pesar del paso de los años. El director, Robert Mandel (especialista en series de TV), realiza un buen trabajo al exponer la trama de una manera coherente y amena para el espectador. Para mi tiene un valor añadido: la cinta es una prueba arqueológica de una época concreta de la historia de la humanidad, para muestra un botón:

Calzoncillos de otro tiempo… Antes de los UNNO y de las imitaciones de D&G existieron los abanderado paqueteros.

¿Qué viejuno no soñó con tener un loft lleno de muñecos de látex terroríficos? Para mi solo es comparable al loft de la película “Big” con aquella máquina del millón que presidía el apartamento.

Leo McCarthy durante toda la cinta mantiene una tensión sexual no resuelta muy entrañable con la especialista en ordenadores Marisa Velez (Jossie DeGuzman). ¿Recordáis sus míticas gafas?:

Ahora esta montura sería la envidia de todos los “modernos” de tu ciudad

“F/X: efectos mortales”, aunque se estreno en cines e hizo una buena recaudación, donde fue un autentico blockbuster fue en los videoclubs, sin duda una de las películas más alquiladas de la historia. ¿Os acordáis de aquellos lugares? Videoclubs… películas de acción, películas gore y porno italiano todo al alcance de la mano del menor de turno.

En 1991 se rodó una secuela titulada aquí “FX 2: ilusiones mortales” dirigida por Richard Franklin donde repetían Bryan Brown y Brian Dennehy como protagonistas… recuerdo algo de un dummie a radiocontrol y un helicóptero… quiero volverla a ver para comprobar si el buen recuerdo que guardo de la segunda parte se corresponde con la calidad de la cinta. Si es así prometo un artículo sobre ella:

En 1996, y durante 2 temporadas, se emitió una serie de televisión basada en los personajes de las películas “F/X” que, a pesar de las buenas críticas recibidas fue cancelada de manera fulminante. Ninguno de los actores originales trabajó en ella y Cameron Daddo y Kevin Dobson interpretaron a Rollie Tyler y a Leo McCarthy respectivamente. Creo que no se llegó a emitir en España, a pesar de ello aquí os dejo la intro de la serie:

El verdadero especialista de efectos especiales de la película, John Stears (conocido como “el decano de los efectos especiales”), afirmó que el mismísimo gobierno de los EEUU le ofreció dinero para simular cosas parecidas a las que pasan en el film.

John Stears, un genio de los efectos especiales.

Y finalmente os quiero hacer recordar los títulos de crédito finales. Una fantástica mezcla de paisajes alpinos con inserts de los protagonistas de la película, en lo que parecen ser pequeñas tomas falsas o momentos de espera anteriores o posteriores al rodaje de una escena. Todo ello amenizado por el temazo rompe-pistas “Just an illusion” de los británicos “Imagination” (de hecho su “One Hit Wonder”). Disfrutad viejunos de este joya audiovisual:

MIS RECUERDOS

Debí ver esta película trescientas veces en los años ochenta. Me gustaba mucho, disfrutaba viéndola, disfrutaba memorizando los diálogos y soñaba con, algún día, poder ser un experto en efectos especiales como Rollie Tyler. De hecho hice mis pinitos comprando latex y sangre falsa y me dedicaba a crearme falsas heridas por todo el cuerpo. También con cola blanca me hacia piel falsa y hacía ver que me la arrancaba… Mi proyecto de disparo simulado gracias a una bolsa de aire creada con látex en la que tenía que hacer caber sangre falsa y un petardo nunca llegó a buen puerto. Quizá me equivoqué de camino y tendría que haber luchado más para lograr ser un hombre F/X. Si, seguro que me equivoqué.

Hoy en día una película así se me antoja imposible ya que, al ser todo actualmente pantallas verdes, efectos digitales y postproducción poco queda ya del técnico artesano de los efectos especiales. Y no es por ponerme abuelo cebolleta, que lo soy, pero… ¿no creéis que tienen muchas más magia y realismo las naves de Star Wars IV que cualquiera de las de los episodios I,II i III?

¿Recordáis la película viejunos? ¿Os untásteis de salsa de tomate para realizar efectos especiales?

Sed buenos… tomad la medicación.

Recordado por el viejales: el día 1 de marzo de 2012 a las 5:12 pm

Categorías relacionadas : Películas

1 Comment

  1. Que grande, Manel!
    Vivan las maquetas originales de Star Wars!!!

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *