Cinco comedias de los 90 para ver en Navidad

Voy a ser sincero, no pensaba escribir ningún artículo más en lo que queda de año, pero tras ver “Rare exports” me ha invadido un extraño espíritu navideño que me ha hecho sentir obligado a recomendaros alguna película para ver en estas fechas tan señaladas. Ya hace un tiempo os presenté una larga lista de títulos navideños. En ella podíais encontrar películas de diferentes temáticas y diferentes décadas. Esta vez he decidido acotar un poco el campo sobre el que escoger, limitándome a seleccionar solo comedias de los años 90. ¿Por qué? ¡Yo qué sé! A estas alturas de la vida no pidáis lógica en mis actos. Sencillamente, empecé a realizar una lista y cuando me di cuenta tenía más comedias que otros géneros, así que decidí limitarme a ellas y dejar otro tipo de títulos para futuros artículos o para nunca, que también es una opción a contemplar. Pues una vez dicha esta sarta de estupideces a modo de introducción, pasemos a descubrir las cinco comedias de los 90 que forman nuestra lista.

1) “¡Vaya Santa Claus!” (1994)

Seguro que todos recordáis perfectamente el día en el que descubristeis la verdadera identidad de los Reyes Magos. Algunos dramáticos dicen que ese fatídico día marca el fin de la infancia. Seguro también que los que ahora tenéis hijos os cabrearíais si algún desalmado le contase a vuestro retoño la verdad. ¿No es cierto? Pues eso es lo que le pasa Scott Calvin (Tim Allen) cuando descubre que su ex mujer y su actual marido le han contado a su hijo que Santa Claus no existe. Pero resulta que Santa Claus si existe y por una de esas carambolas de la vida resulta que muere al sufrir un accidente en el tejado de Scott. El bueno de Scott encuentra una nota en el traje del difunto Santa Claus que dice que en caso de que a él le ocurriera algo, el que lo encuentre debe ponerse su traje y dejarse guiar por sus renos, que ya saben lo que hay que hacer. Para hacer feliz a su hijo Charlie, que no lo había dicho pero está pasando la noche en su casa, Scott hace caso a las indicaciones de la nota. Esa noche, él y su hijo realizan el trabajo de Santa Claus. Lo que no sabe es que indirectamente ha aceptado una cláusula que le obligará a ser Santa Claus para siempre. ¿El problema? Que tras esa noche, Scott no recordará nada. Pero Charlie, sí.

“¡Vaya Santa Claus!” es una entretenida comedia de humor muy blanco. Tan blanco como la blanca Navidad. Ideal para ver en familia. Su éxito propició dos secuelas, así que si la cosa os gusta os podéis marcar una sesión de cine navideña con toda la trilogía.

2) “Cautivos en Paradise” (1994)

¿Qué sería una Navidad sin Nicolas Cage? Pues una Navidad como otra cualquiera, para que engañarnos. Pero ahora que se ha vuelto una moda decir que te mola muchísimo Nicolas Cage y que adoras su histrionismo, que menos que ver una película suya por estas fechas.

“Cautivos en Paradise” es uno de esos títulos que el bueno de Cage rodó cuando aún no tenía problemas con el fisco, o sea, que aceptó el proyecto porque le atraía, no porque necesitase urgentemente pasta. O a la mejor se le acumulaban las facturas y sí que la hizo por dinero. Pero bueno, qué más da eso ahora.

Volviendo a la película, la cosa va de dos hermanos ladrones de poca monta que deciden robar el banco de una pequeña localidad. Para ello engañan a su otro hermano, interpretado por Cage. El tema es que el atraco no sale como habían planeado y quedan atrapados en el pueblo, el Paradise del título, en el que sus habitantes están totalmente imbuidos en un sentimiento de bondad debido a la Navidad. La gente se portará tan bien con los tres hermanos que harán que estos se planteen devolver el dinero robado. ¿Lo harán? Estoy seguro que conocéis la respuesta sin necesidad de ver la película.

3) “Un padre en apuros” (1996)

No hay nada peor en esta vida que las compras navideñas. El nivel de estrés al que eso te somete es brutal. Imagínate que después de darte el tute de ir arriba y abajo sin parar,  comprando regalos, llega el día de Navidad y se te ha olvidado comprar el regalo más importante: el de tu hijo. Terrorífico, ¿verdad?

Pues esto, más o menos, es lo que le ocurre a Arnold Schwarzenegger en “Un padre en apuros”. Seremos testigos entonces de una carrera contrarreloj de Arnie para conseguir el deseado presente para su retoño. Por si la cosa no fuera ya suficientemente difícil hay un pequeño matiz que la hace aún más complicada. El juguete que quiere su hijo es el más codiciado por todos esa Navidad y está agotado en todas las jugueterías. O casi todas.

“Un padre en apuros” es conjuntamente con “¡Vaya Santa Claus!” las únicas películas merecedoras de esta lista para convertirse en clásicos navideños. Creo que con eso os lo digo todo.

4) “Menudo Santa Claus” (1996)

Lo reconozco, a veces soy un poco Grinch y me gusta tocar un poquito lo que suena durante estas fechas. Solo así se explicaría que haya incluido en esta lista a “Menudo Santa Claus”, una película que Total Film colocó en el número 43 en la clasificación de “Las 50 peores películas infantiles de la historia”. Lo bueno de ella es que tras verla conseguirá que “Un padre en apuros”, que es del mismo año, os parezca aún mejor. Y como dijo un crítico norteamericano, Hulk Hogan logra que en comparación, Arnold Schwarzenegger te parezca Laurence Olivier.

Aquí la cosa va de un millonario bastante gilipuertas que un día sufre un accidente yendo disfrazado de Santa Claus. Al recobrar el conocimiento y al verse vestido de esa guisa creerá que él es el auténtico Papá Noel.

“Menudo Santa Claus” es la mejor opción si quieres que el idiota de tu cuñado se largue de tu casa lo más rápido posible. Te digo yo que no aguanta ni tres minutos de película. O a la mejor es más cretino de lo que podemos llegar a imaginar y se lo pasa en grande viéndola. Vete a saber. ¿Te arriesgarás a ponerla?

5) “Vuelve a casa por Navidad, si puedes…” (1998)

Y si empezábamos la lista con una película protagonizada por Tim Allen, que mejor idea que acabarla con otra protagonizada por Jonathan Taylor Thomas, que interpretaba a uno de los hijos de Allen en la mítica serie “Un chapuzas en casa”.

En “Vuelve a casa por Navidad, si puedes…”, el joven actor interpreta a Jake Wilkinson, un estudiante que tiene que ir a pasar la Nochebuena a casa de su padre, ya que este le ha prometido que le va a comprar un coche si va a pasar ese día con él. Pero a causa de una broma, Jake acaba en medio del desierto de California vestido de Santa Claus. ¿Será capaz de llegar a casa?

Ya os avanzo que durante el duro y cómico viaje irá descubriendo que lo más importante de la Navidad no son los regalos sino pasarla rodeado de tus seres queridos. ¿Alguno de vosotros se imaginaba lo contrario?

Pues de esta forma finaliza nuestra lista de recomendaciones. Espero que os sea de utilidad y si encima os he ayudado a recordar o descubrir alguno de los títulos, mejor que mejor. Yo, como he hecho esta bueno obra, me he ganado unos días de descanso. Así pues, os volveré a dar la tabarra con cosas del pasado, pero ya no será hasta el año 2020. Pasadlo bien hasta entonces.

Recordado por el viejales: el día 23 de diciembre de 2019 a las 6:55 am

Categorías relacionadas : Películas

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *