De cómo Benicio del Toro y una rata salvaron a miles de jóvenes de caer en las drogas

BComo seguidores que sois de Retro Memories estoy convencido que algunas, por no decir muchas, veces el ver una foto en nuestro Facebook y/o Twitter os llenado la cabeza de recuerdos u os ha ayudado a recordar un dato en concreto que teníais perdido en vuestra mente, ¿verdad? Es increíble como a veces una sola imagen puede transportarnos a muchos años atrás en nuestra vida, ¿no es cierto? Os comento esto porque gracias a que vi una determinada imagen afloró en mí un recuerdo gracias al cual existe este artículo que estáis leyendo.

Me encontraba pasando unos días en Madrid y como tengo por costumbre siempre que visitó una ciudad dedico al menos una tarde a visitar diferentes tiendas de discos. Me encontraba en una de las muchas tiendas de vinilos de la capital mirando los Lp’s de Bandas Sonoras cuando de pronto apareció frente a mis ojos este maxi single.

CCEl corazón me dio un vuelco. Hacía mucho tiempo que intentaba recordar “algo” y este maxi single acababa de pulsar la tecla correcta de mi cerebro para activar dicho recuerdo. Lo curioso del caso es que lo que me estaba haciendo recordar era la niña que aparecía en la foto. Ella era la responsable de traer de vuelta estos recuerdos. Con todos los recuerdos frescos en mi mente fue cuando me di cuenta del verdadero valor del descubrimiento: El chico que aparecía en la portada del maxi single, y por lo tanto co-protagonista de mi recuerdo, no era otro que el oscarizado actor Benicio del Toro. Pero dejadme empezar por el principio porque seguro que no os estáis enterando de nada.

No os descubro nada si digo que en los años 80 la droga estaba golpeando muy fuerte en todo el mundo, y España no era una excepción. Es por eso que en 1989 se puso en marcha una campaña para prevenir el consumo de drogas y suscitar el diálogo entre niños, sus padres y los educadores. Esta campaña tendría forma de cortometraje que llevaría por título “¿Por qué estoy aquí?”. El director sería el francés Jean-Marie Perier en la que sería su tercera película con un mensaje contra la droga. Cabe señalar que tanto el director como el resto del equipo técnico trabajaron desinteresadamente en este rodaje. Los únicos que cobraron por esta filmación fueron los dos actores protagonistas.

El escogido para interpretar al joven adicto a los drogas que protagoniza la historia del cortometraje fue el por entonces desconocido Benicio del Toro. Según cuentan las crónicas publicadas por aquellos días para hacerse eco de esta campaña, del Toro renunció a un papel en la serie “Corrupción en Miami” en favor de este proyecto. No seré yo quien desmienta esta información pero mirando en la ficha del actor en IMDB por estas fechas el puertorriqueño ya había aparecido en esa serie, así que o esta información no es del todo correcta o bien le ofrecieron repetir aparición. Es importante señalar que ninguna de las dos opciones cambiaría el estatus de desconocido que tenía el actor en 1989.

El rodaje se llevaría a cabo en Barcelona, por aquel entonces preparándose para ser sede olímpica en 1992, concretamente en la zona del Poble Nou. Se da la circunstancia que la fabrica escogida para albergar parte del rodaje fue noticia por haberse descubierto el cadáver de una joven dos semanas antes de realizarse la filmación allí.

Jean-Marie Perier, director del cortometraje.

Jean-Marie Perier, director del cortometraje.

Pero la mejor parte de este rodaje tiene que ver con la elección de la niña que iba a interpretar a la hermana de Benicio del Toro. La productora Movieland había estado buscando infructuosamente en todas las agencias de modelos infantiles a una niña que con solo una mirada pudiese transmitir un claro mensaje contra la droga. Las niñas de las agencias no les servían porque como ellos decían estaban “demasiado cuidadas”. La niña que buscaban no se hallaba en ninguna agencia sino que la encontraron en las calles de Barcelona, exactamente en la Avenida Diagonal. En un semáforo de dicha avenida una niña de etnia gitana se acercó al Ford Sierra de uno de los miembros de la productora para venderle unos kleenex (otras fuentes indican que fue para limpiarles el parabrisas, aunque esto qué más da). Al verla supieron que ella era lo que estaban buscando. La invitaron a subir al coche e ir con ellos “para hacer unos fotos” y la niña accedió sin saber que estaba a punto de convertirse en una estrella de televisión. Efímera, sí, pero estrella al fin y al cabo.

La niña en cuestión era Teresa Dovanovitch, por aquel entonces de 12 años de edad. Nacida en Zaragoza, aunque en ese momento residía en Ripollet (Barcelona), Teresa, que por cierto era analfabeta, vivía junto a su numerosa familia, tenía 6 hermanos, en una roulotte situada cerca del río Sec. Cada día su hermano mayor la dejaba a ella y a sus hermanos en diferentes puntos para que realizaran un trabajo en concreto. Quién le iba a decir que el destino le iba a deparar esta oportunidad. Jean-Marie Perier explicó que uno de los motivos para escoger a Teresa fue “el rostro bonito y la mirada extraordinaria de la niña. Yo pretendía que el filme pudiera mostrarse en todos los países. Y los gitanos no pertenecen a ninguno. Están por todas partes”.

La cantante Sally Dworsky interpreta la canción que suena durante el cortometraje.

La cantante Sally Dworsky interpreta la canción que suena durante el cortometraje.

“¿Por qué estoy aquí?” fue rodado en blanco y negro y tan solo cuenta con un acompañamiento musical. La canción que sirve de fondo es “What am I here for”, un bello tema compuesto por Michel Columbier y Kathleen Wakefield e interpretada por Sally Dworsky. Dworsky tiene una importante carrera como cantante en films de animación como “El rey León”, “Mulan” o “Shrek”.

El cortometraje es duro. En él vemos a un joven (Benicio del Toro) salir de su casa con el fin de obtener drogas. Su hermana (Teresa Dovanovitch) le sigue. Él descubre a su hermana espiándole y le dice que le deje en paz pero ella le hace caso omiso y le persigue hasta una vivienda abandonada donde él se va a meter un chute. En es aquel momento cuando somos testimonios de cómo el chico sufre una sobredosis y muere ante la emotiva mirada de su hermana. Todo esto narrado a través de unas imágenes de una crudeza desgarradora.

Seguro que ahora os estáis preguntando que qué tiene que ver en todo esto la rata que nombro en el titular del artículo. Os invito a que veáis el final del video y que lo descubráis por vosotros mismos.

“¿Por qué estoy aquí?” fue estrenado por TVE y los diferentes canales autonómicos el fin de semana del 4 y 5 de febrero de 1989. Durante un tiempo el video siguió siendo emitido en diferentes días y horarios por estos canales.

Al mismo tiempo salió al mercado el maxi single que contenía la canción “What amb I here for”, y cuyo hallazgo ha hecho aflorar en mí este recuerdo, las ventas del cual estaban destinadas a ayudar a Crefat, la fundación para la atención de los toxicómanos de Cruz Roja.

Este video me causó una gran conmoción en su momento. Yo tenía 14 años y cada vez que empezaba su emisión por televisión me quedaba impactado viendo como el chico moría ante la triste mirada de su hermana. Y la escena final, ¡oh la escena final! Esa rata me dejó marcado a fuego que las drogas eran un peligro. Para refrendarlo nada mejor que el mensaje que aparecía al final: “La droga. No la toques. Por favor”.

Pero el tiempo fue pasando y esta campaña quedó en un lugar escondido de mi mente. De tanto en tanto lo recordaba. Recordaba cada segundo del metraje. Recordaba la historia de Teresa Dovanovitch. Pero había olvidado lo más importante: que era una campaña contra las drogas y el título de la canción que sonaba en ella. Hasta que entré en una tienda de vinilos de Madrid y descubrí cierto maxi single.

Pues esta es la historia de cómo Benicio del Toro y una rata evitaron que yo cayera en las drogas. Y estoy convencido que como me sucedió a mí le sucedió a miles de jóvenes alrededor del mundo.

Recordado por el viejales: el día 26 de junio de 2015 a las 10:00 am

Categorías relacionadas : Actores, Artículo, Música, Personajes, Televisión

3 Comments

  1. ¡Estoy flipando! Lo había olvidado completamente. ¡Pedazo de artículo que os habéis currado! ¡Bravo!

    Post a Reply
    • Pues yo me libré de las drogas sin haber visto (o recordar haber visto) el corto de marras, y tengo 45 tacos; yo el que tengo muy vivo es el del gusano metiéndose por la nariz (y tampoco creo que fuera este anuncio el que haya determinado que lo único me me he medito en la nariz sea un dedo para extraerme algún moco rebelde…)
      Aún y todo, me ha llamado mucho la atención el vídeo, está muy bien rodado.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *