Al límite de lo legal: Quimicefa

Viejunos, dejadme que hoy os hable sobre uno de los juguetes más peligrosos, alegales y divertidos de mi infancia: el Quimicefa. Para los (pocos) que no sepáis que era esto, o que hayáis caído por casualidad en este artículo y conservéis aún algo de juventud, os diré que Quimicefa era un compendio de productos químicos que se acompañaba de un libro de instrucciones y que te permitía hacer, en el salón de tu casa o en tu habitación, toda una serie de experimentos, más o menos científicos para disfrute propio o del personal. Desde la empresa Cefa, y a través de la publicidad del producto, siempre se insistía en la inocuidad de los productos que se incluían, y que todos las actividades que se planteaban eran totalmente seguras y no entrañaban ningún tipo de riesgo para los imberbes aprendices de científico que las llevasen a cabo.

A priori todo muy bonito. Pero…. ¿Cómo podía ser seguro un kit que incluía de serie un quemador de mecha que se tenía que recargar con alcohol? ¿Cómo se podía decir que, por ejemplo, jugar con el cloruro amónico era algo que no implicaba ningún riesgo?

Sacado de wikipedia: “Los efectos secundarios van desde cefalea, confusión, letargo, hiperventilación, bradicardia, irritación gástrica, vómitos, sed, diarrea, anorexia, glucosuria, hipocalemia, tetania, hiponatremia.”

Recuerdo especialmente un experimento que analizándolo hoy en día podemos deducir que estaba ideado para realizar un control de natalidad extremo aniquilando a familias enteras por inhalación de gases tóxicos. Consistía en fundir azufre en polvo (sí sí, estáis leyendo bien) y una vez en estado líquido verterlo sobre una moneda. Con eso, si sobrevivías a la nube tóxica, lograbas el negativo de la moneda grabado en plástico. Las consecuencias de respirar azufre en estado gaseoso pueden ser muy graves, incluso en algunas situaciones mortales. Por suerte yo puedo decir que lo hice y tanto mi familia como yo sobrevivimos.

Pero claro, yo no me podía quedar con lo que me explicaban en las instrucciones (como todo el mundo supongo) y el peligro real de Quimicefa era cuando se despertaban tus instintos de investigador y empezabas a mezclar cosas sin ton ni son a ver que pasaba. Y aquí llega mi gran experiencia…

Todo preparado para mi gran aventura…

Recuerdo que era una tarde después de una comida familiar y yo debía tener unos… no se, 11 años aproximadamente, quizá menos. Total, que me dediqué a recolectar todo lo que pude de los restos de la comida como por ejemplo botellines de cerveza con su resto caliente en el fondo, algún que otro líquido alcohólico que puede recolectar, incluso creo que alguna colilla de cigarro. Tenéis que entenderme, era mi gran día, el día en el que iba a pasar a la historia por hacer un descubrimiento químico que cambiaría la manera como entendemos el mundo. No contento con eso me dediqué a coger algunas cosas más de mi hermana como purpurina, algo de plastelina, etc.. Y con todo me encerré en mi habitación. Había llegado el momento.

Y lo hice, si amiguitos y amiguitas, viejunos y viejunas, lo mezclé absolutamente todo, lo que había recogido por la casa y todos los productos que se incluían en el juego Quimicefa… El resultado fue un liquido marronoso que brillaba al contacto con la luz gracias a la purpurina que incorporaba… lo miré, y emulando a uno de mis supervillanos favoritos de la época, ingerí el mejunje como lo habría hecho el doctor Curt Connors. Noté como el líquido, de un sabor entre ácido y amargo, se colaba por mi garganta y llegaba a mi estómago. Ahora solo faltaba esperar y ver que fantásticas maravillas se producían en mi cuerpo. Y así lo hice.

Al principio no pasó nada, al cabo de un rato tampoco, horas más tarde menos. Había fracasado. Llegó la hora de cenar y finalmente me fui a la cama decepcionado y fracasado pero con el objetivo claro de mejorar la formula. ¿Qué me había dejado? ¿Seguro que había metido todos los componentes del juego en la mezcla? Poco a poco fui cayendo en un profundo sueño del que me desperté a las pocas horas… Y el milagro había ocurrido, el efecto de mi experimento había llegado. ¡Sí! ¡Lo había logrado!… Estaba a 40 de fiebre y con unas manchas rojas por todo el cuerpo muy parecidas a estas:

Como os podéis imaginar mis padres me tuvieron que llevar de urgencias de manera inmediata a Sant Joan de Déu (el hospital infantil más importante de Barcelona) donde me diagnosticaron una alergia grave a algo que había ingerido. Me trataron con antihistamínicos y a las pocas horas ya estaba bien. Pero yo solo tenía una cosa en mente… salvaguardar el resto de mi experimento, al que de una manera muy sabia bauticé como el “Virus Manchus” (un prodigio del “naming”, ya lo se, no hace falta que me lo digáis). Al día siguiente sellé el tubo de ensayo donde lo guardaba y lo puse a buen recaudo. Había descubierto una gran arma que me podría ayudar a derrotar a mis enemigos si en algún momento decidía que tenia que dominar el mundo.

Tiempo después les confesé todo a mis padres y quisieron que me deshiciese de mi arma secreta. Les mentí, les dije que la había lanzado por el lavabo, y la seguí conservando. Y quién sabe viejunos, de esto hace mucho tiempo, pero… quizá aún tenga en mis manos el “Virus Manchus” y quizá ha llegado el momento, no se, me lo estoy pensado… quizá ha llegado el día en el que tenga que empezar mi conquista del mundo.

Estad tranquilos, los lectores de Retro Mememories tendréis un trato preferencial, os dejaré ser mis esbirros viejunos.

Por si las moscas, seguid tomando la medicación y si veis en las noticias que una extraña reacción en la piel empieza a afectar de manera masiva a políticos y banqueros guardadme el secreto, os lo sabré recompensar.

Recordado por el viejales: el día 8 de Junio de 2012 a las 12:06 pm

Categorías relacionadas : Juguetes

13 Comments

  1. Yo fui testigo de tamaña proeza!

    Daniel

    Post a Reply
  2. Qué recuerdos del Quimicefa! Yo con el permanganato potasico le metí fuego y me saltó al ojo, por supuesto me lo quemó. El Quimicefa de antes llevaba de todo menos gafas de protección. Me dió una sabia lección, desde luego. Tengo una manchita al lado del iris que me lo recuerda.
    Para hacer petardos más que salvajes comprabamos nitrato de potasio en la drogueria y con la excusa de que era para los experimentos del cole (antes para que lo sepan los no viejunos en el cole se hacian experimentos científicos en EGB).. pues con esa excusa nos vendian hasta medio kilo a cada uno, imaginaros los artefactos que podiamos hacer con apenas 14 años, la caña!
    Todo gracias al Quimicefa y sus lecciones, pero ahora esta internet que te enseña más si quieres y sabes buscar, lo único que nuestros jovencitos no se dedican a estas lides.

    Post a Reply
  3. Pues para mi fue el principio.empece con un quimicefa,luego me compraron el mas grande y conforme se me acababan los productos me iba a Gilca (Zaragoza,de donde por cierto era este juguete) a comprar “recambios”. Al final,me interesó más la fisica,pero las tardes que pase con este juguete no las olvidaré nunca…Y eso de que en las instrucciones te tratara de Vd siempre te hacia sentir ya medio científico.Eso si,nunca se me paso por la cabeza comerme nada de lo que en aquellas cajas habia…

    Post a Reply
  4. Me acuerdo que con un quimicefa que men habían regalado por mi cumple, mi primo y yo sintetizamos una bomba fétida y la noche de navidad, que pasabamos en casa de mi abuela, hubo que abrir las ventanas y cenar con el abrigo puesto. De lo que no me acuerdo es de como nos castigaron.

    Post a Reply
  5. Yo casi que me compro un Taser para meter descargas eléctricas. Lo vendían en una revista de electrónica. Ahora te lo tendrías que encargar de Andorra, pero no es igual. Era uno de esos que usan los polis americanos y no una linternita para dar calambrines. También recuerdo un desatascador de cuarto de baño con ácido sulfúrico. La jodida administración lo prohibe todo. Hasta el criopharma para quemar verrugas con aplicador a distancia… ¡ con lo bien que me hubiera venido para forzar cerraduras por choque térmico! ( grgrgr…)

    Post a Reply
  6. Desde luego, los productos del quimicefa podían ser peligrosos.. pero en realidad eran productos bastantes más comunes de lo que imaginamos.

    ClNa = Cloruro sódico… simplemente, sal común
    Fe= Hierro… simplemente, limaduras de hierro

    Sal, bicarbonato de mesa, ácido tartárico (se hacen refrescos marca el Tigre con estos dos últimos productos), azufre, etc.. y productos que te encuentras en los botes de limpieza de casa..

    Desde luego que tenían su peligro, pero no más que el coger una vulgar botella de lejía y beber de ella.. lo más peligroso para mi punto de vista era el mechero de alcohol porque con él se hacía fuego.. como se hace cuando enciendes una vela y puedes quemar algo.

    Post a Reply
  7. Jo, siempre quise uno y nunca me lo compraron. QUIERO UNO!!!! AAAaaaahahhhhh ahahhahhhaaah (vease, pataleta de niño pequeño)

    Post a Reply
    • ¡Corregido! Gracias por el aviso, un saludo!

      Post a Reply
  8. ¡Ah, qué recuerdos! Todo, menos hacer los experimentos del manual. La de cosas que he hecho con plomo fundido, mercurio de termómetros rotos, azufre… Nunca se me ocurrió ingerir los productos, no estoy tan loco, pero creo que estamos vivos de milagro.

    Post a Reply
  9. Hola, he estado buscando un poco por curiosidad y se están vendiendo en Amazón a 36 euros el kit, ¡menuda pasada!

    Post a Reply
  10. Me entró el mismo virus manchus el día que le comí el toto a una novia que tuve

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *