25 películas románticas y ochenteras para ver en el día de los enamorados

Portada

Se acerca San Valentín y fiel a la promesa de prestar un servicio social y conocedor como soy que aún no habéis planeado nada para hacer con vuestra pareja durante tan romántica fecha vengo raudo y veloz a auxiliaros.

Veamos, mañana es el Día de los enamorados pero también es sábado y estamos en pleno invierno, ¿y cuál es mejor plan para hacer un frío día festivo? Pues que aquel conocido popularmente como “Sofá, mantita y peli”. Y como la fecha es la que es pues no queda otra que ver un film de amor y aquí es donde entro yo.

Os he preparado una lista de 25 películas románticas rodadas en los años 80. Para confeccionar esta lista no me he guiado por su calidad sino por aquellas que por un motivo u otro más se me han quedado marcadas. Partamos de la base que yo en los 80 era un crío/preadolescente así que la mayoría de películas que figuran en esta lista son dirigidas a esa clase de público aunque también algunas dirigidas a un público más adulto.

¿Estáis preparados? Pues vamos a por la lista.

1) “En algún lugar del tiempo” (1980)

1

Imagina que descubres como viajar en el tiempo y así poder conocer a una mujer del pasado de la que te has enamorado. Pues esto es lo que le pasa a Richard Collier (el malogrado Christopher Reeve), un joven escritor que realiza un viaje en el tiempo hasta inicios del siglo XX para dar con una actriz de esa época de la que prendó al ver un retrato suyo.

Una preciosa historia basada en una novela de Richard Matheson (el de “Soy leyenda”).

2) “Tal para cual” (1983)

2

¡La pareja protagonista de “Grease” vuelve al ataque!

Dios visita la Tierra y queda horrorizado ante el comportamiento de los humanos así que decide destruir el planeta. Un grupo de ángeles intentan convencerle de que no lo haga y para ello encontrar en una semana un hombre que sea capaz de comportarse de forma justa. El escogido es Zack Melon (John Travolta), un inventor fracasado convertido en atracador que ha sido engañado por una cajera llamada Debbie (Olivia Newton-John) a la cual persigue… y no hace falta ser muy listo para saber qué pasará cuando logré dar con ella, ¿verdad?

3) “Sueños eléctricos” (1984)

3

Curiosa historia sobre un triangulo amoroso formado un chico, una chica y… ¡un ordenador! Miles es un joven tímido que se enamora de su vecina Madeleine (interpretada por la bella Virginia Madsen), una violonchelista de la orquesta sinfónica. Miles tiene un ordenador que accidentalmente recibe tal cantidad de datos que logra tener inteligencia propia. Miles y su ordenador, autodenominado Edgar, rivalizaran por el amor de Madeleine.

Además de un original argumento, “Sueños eléctricos” tiene una brutal BSO y los mejores momentos del film están relacionados con la música. A saber:

  1. La escena en que Edgar imita los sonidos del violonchelo que está tocando Madeleine. Mítica escena.
  2. La preciosa canción que compone Edgar para Madeleine y que no es otra “Love is love” de Culture Club.
  3. La escena final con todo el mundo, y cuando digo todo el mundo me refiero a todo el planeta Tierra, bailando al ritmo de “Together in Electric Dreams” de Giorgio Moroder y Phil Oakey.

4) “Admiradora secreta” (1985)

4

Divertidísima película sobre los problemas que puede acarrear el escribir una carta de amor anónima. Protagonizada por un C. Thomas Howell en estado de gracia (qué lástima que su carrera se fuera al traste) y Lori Loughlin (la tía Becky de “Padres forzosos”) arropados por una genial galería de secundarios (Fred Ward, Dee Wallace Stone, Corey Haim, Kelly Preston…). Con “Admiradora secreta” la risa está asegurada y tiene uno de esos finales bonitos que recuerdas toda la vida y que te enseña que el amor de tu vida está más cerca de lo que puedes pensar.

En definitiva, una maravilla de película

5) “Juegos de amor en la universidad” (1985)

5

Mucho antes de dirigir “Cuando Harry encontró a Sally” Carl Reiner dirigió esta película que vendría a ser la versión adolescente. Walter “Gib” Gibson (el siempre genial John Cusack) está enamorado de Alison (la guapísima Daphne Zuniga) pero no es correspondido así que decide hacer un viaje hasta California para ligar con un pibón (la no menos guapísima Nicolette Sheridan) siguiendo los consejos de un amigo. Inesperadamente Alison se convierte en su compañera de viaje.

Divertida película de la que aprenderemos una curiosa forma de beber cerveza.

6) “¿Qué pasó anoche?” (1986)

6

Dos jóvenes (interpretados por Rob Lowe y Demi Moore) se conocen en un bar y lo que empieza con una copa acaba en un revolcón. Pero lo que empezó como un escarceo sexual acaba convirtiéndose en amor y eso es un problema teniendo en cuenta la incompatibilidad de caracteres de ambos. Por si esto no fuera suficiente sus mejores amigos (unos geniales James Belushi y Elisabeth Perkins) harán todo lo posible para que rompan.

“¿Qué pasó anoche?” es una adaptación de una obra teatral de David Mamet y recientemente fue víctima de un remake.

7) “Corazón de cristal” (1986)

7

Pseudo remake de “El chico de la burbuja de plástico”. Chris (interpretado por Lee Curreri, el inolvidable Bruno Martelli de “Fama”) es un joven que a causa de una rara enfermedad se ve obligado a vivir dentro de una urna de cristal. Allí pasa el tiempo escuchando música y componiendo canciones. Un día tiene la suerte de conocer a una estrella del rock (la tremendísima Tawny Kitaen) y el amor nace entre los dos. ¿Podrá el amor hacer frente a la enfermedad de Chris?

Coproducción entre España y USA que os aconsejo visionar con un paquete de Kleenex cerca porque es lacrimógena a tope.

8) “Fuego con fuego” (1986)

8

¿Es suficiente un segundo para enamorarte? Pues para los protagonistas de este film parece que sí. Joe (el nunca suficientemente aprovechado Craig Sheefer) es un joven delincuente ingresado en una granja-reformatorio que un buen día se topa por un bosque con Lisa (Virgina Madsen, de nuevo por aquí), una joven interna en una escuela religiosa de esas que son solo para chicas. El flechazo es instantáneo y a partir de allí harán todo lo posible para volver a verse aunque no lo tendrán nada fácil.

Lo mejor de todo es que la historia está basada en hechos reales, cosa que hace que la película tenga mucho más interés del que ya de por si tenía. Además “Fuego con fuego” tiene una poderosa BSO, elemento este que siempre ayuda a hacer más ameno el visionado de un film.

9) “La chica de rosa” (1986)

9

La típica historia de amor entre un chico rico y una chica de clase baja que esconde su humilde origen alcanza una nueva dimensión en manos de ese genio que era John Hughes. La pareja protagonista es de las que cala fácilmente en la audiencia: Tremendamente adorable ella (Molly Ringwald, mito adolescente del cine de los 80) e increíblemente galán él (mi admiradísimo Andrew McCarthy). Una hermosa historia romántica salpicada de momentos cómicos (casi todos protagonizados por Jon Cryer, que borda su personaje), con otros pasajes dramáticos y una gran BSO.

De mis favoritas, no en vano le dediqué esta reseña hace un tiempo.

10) “Cita con un ángel muy especial” (1987)

10

Todos alguna vez hemos creído, y algunos lo siguen haciendo, que tenemos un ángel de la guarda. Pero, ¿alguien ha pensado alguna vez en la posibilidad de vivir una historia de amor con uno de ellos? Pues esto es lo que le sucede a Jim, un joven que la noche de su despedida de soltero encuentra a un ángel femenino herido en su piscina. Y claro si ese ángel tiene el aspecto de Emmanuelle Beart es fácil que te acabes enamorando de él, en este caso ella.

Sin duda alguna estamos ante uno de esos clásicos de los videoclubs ochenteros.

11) “Dirty Dancing” (1987)

11

No es de mis películas favoritas pero sino la llego a incluir en esta lista mis hermanas me matan. ¿Qué puedo decir de “Dirty Dancing” que no sepáis ya? Pues nada. Su grandeza y popularidad habla por ella. A destacar, por decir solo algo, su antológica escena final al ritmo de “I’ve had the time of my life”.

12) “Hecho en el cielo” (1987)

12

Un joven llamado Mike muere al intentar rescatar a una mujer y a su hijo que han sufrido un accidente. Una vez muerto llegará al cielo donde conocerá a Annie. Mike y Annie se enamoran y felices como son se preparan para vivir la eternidad juntos. Pero, siempre hay un pero, Annie es enviada a la Tierra a vivir su primera vida. Mike pide que le envíen a él también y así será con una serie de condiciones: Ni Mike ni Annie se acordarán de lo vivido en el cielo. Mike tiene 30 años para encontrarla. Si la pareja no logra encontrarse en estos 30 años ya no lo harán jamás.

Creedme cuando os digo que no será nada fácil que esta pareja logre reencontrarse.

13) “Maniquí” (1987)

13

Y ya tenemos de nuevo por aquí a Andrew McCarthy en otro clásico ochentero. En este caso interpreta a Jonathan, un artista frustrado que un día crea un maniquí que por arte de magia cobra vida. Ese maniquí tiene el aspecto de Kim Catrall, muchos años antes de “Sexo en Nueva York”, y servirá de musa para el joven artista que logrará darle un vuelco a su carrera.

El argumento es ridículo, sí, pero lo mejor de todo es que funciona. Decir que es mítica es quedarse corto. ¡Ah! Imposible no mencionar su tema central, “Nothing’s gonna stop us now” de Starship, una gozada de canción.

14) “No puedes comprar mi amor” (1987)

14

Mi comedia romántica adolescente ochentera favorita de la que ya os hablé largo y tendido aquí. Él (mi ídolo Patrick Dempsey) es un pardillo en busca de la popularidad. Ella (la guapísima a la par que desaprovechada Amanda Peterson) es la jefa de las animadoras. Él está enamorado de ella. Ella no. Él la alquila para que se haga pasar por su novia para lograr ser popular. Ella necesita el dinero y acepta. Pero cuando vence “el contrato” ella se ha enamorado de él y a él ahora le ciega su reciente popularidad.

No será una obra maestra pero para mí lo es.

15) “Roxanne” (1987)

15

Versión moderna de “Cyrano de Bergerac” interpretada y guionizada por el genial Steve Martin. Martin interpreta a C.D. Bales, el jefe de bomberos de una pequeña localidad que está enamorado de una atractiva astrónoma llamada Roxanne (Daryl Hannah). El problema es que C.D. tiene una nariz enorme y eso hace que todas las mujeres le rechacen. ¿Será Roxanne diferente a las otras?

Una divertida y original propuesta.

16) “Un mar de líos” (1987)

16

Divertida comedia romántica protagonizada por la pareja, dentro y fuera de la pantalla, formada por Goldie Hawn y Kurt Russell. Ella interpreta a Joanna, una rica y malcriada mujer que un día sufre un accidente que le causa amnesia. Esto es aprovechado por Dean (Kurt Russell), un carpintero viudo que fue contratado por Joanna y que fue despedido sin cobrar, para vengarse de ella. La va a buscar al hospital y le hace creer que es su mujer y la madre de sus cuatro hijos. Pero lo que empieza como un engaño acaba transformándose en algo mejor. Y es que aunque la venganza sea un plato que se sirva frío a veces se puede convertir en algo muy dulce.

17) “Un tigre en la almohada” (1987)

17

Imagina que te enamoras de la madre/padre de tu novia/o. Ahora imagina que ese amor es correspondido. Fuerte, ¿eh? Pues esto es lo que básicamente nos narra esta película. Bueno, esto y como hacer frente a los tabúes y a los prejuicios de la sociedad.

Una tierna historia de amor que lamentablemente fracasó estrepitosamente en taquilla enterrando para siempre la carrera de C. Thomas Howell.

Recomendable para todas aquellas parejas en las que haya una gran diferencia de edad entre ambos o que tuvieran que hacer frente a algunas adversidades para estar juntos.

18) “Una maravilla con clase” (1987)

18

Otra de esas maravillas guionizadas por John Hughes. Watts (Mary Stuart Masterson) es una chica muy poco femenina que está enamorada de su mejor amigo Keith (Eric Stolz). Este a su vez esta coladísimo por Amanda (Lea Thompson), que es la chica más popular instituto y que mantiene una relación con Hardy (Craig Sheffer) aunque este le es infiel siempre que puede. A pesar de lo que siente por él Watts ayudará a Keith a conquistar Amanda. Esa ayuda incluye el practicar como debe besar a una chica y es en ese momento cuando Keith comenzará a ver a Watts de diferente manera.

Magnífica película con un final de los que emocionan.

19) “La loca aventura del matrimonio” (1988)

19

He aquí una película un poco diferente a las demás pues aquí la pareja protagonista no tendrá que luchar por su amor sino que tienen que hacer frente a un reto distinto: La paternidad.

Aquí estamos ante un film que nos muestra las dudas de una pareja antes de casarse, que nos enseña como inician un nuevo hogar, somos testigos de sus discusiones y como finalmente deciden tener descendencia.

Todo esto narrado de forma magnífica de nuevo por John Hughes. ¿Queréis más motivos para verla? Pues allá va otro: El protagonista es Kevin Bacon.

SPOILER:

Atención a la escena de los créditos finales en la que varios famosos proponen nombres para el bebé.

FIN DEL SPOILER

20) “La que hemos armado” (1988)

20

Otra película relacionada con la paternidad. Stan y Dacy son una pareja de novios que se preparan para entrar en la universidad cuando descubren que ella está embarazada. A pesar del futuro prometedor que tienen deciden tener el hijo. Pero la paternidad no es tan fácil como parecía cuando además de con tu bebé tienes que lidiar con las respectivas familias y con los problemas laborables.

Protagonizada por Molly Ringwald, “La que hemos armado” está recomendada para aquellos que fueron, o que serán, padres muy jóvenes.

21) “Cuando Harry encontró a Sally” (1989)

21

La comedia romántica definitiva. “Cuando Harry encontró a Sally” alcanza cotas jamás superadas, ni siquiera igualadas. Aquí somos testigos de la relación que mantienen a lo largo de los años Harry (Billy Cristal) y Sally (Meg Ryan) y de cómo pasan de odiarse a convertirse en grandes amigos a sentir algo más fuerte el uno por el otro.

El film está repleto de momentos memorables, tanto cómicos, la inolvidable escena del restaurante en la que Sally finge un orgasmo, como románticos, el extraordinario final durante la celebración de fin de año.

Mención especial a la música de Harry Connick Jr., sobre todo al tema “It had to be you”.

22) “Juntos pero revueltos” (1989)

22

Ya está de nuevo por aquí mi idolatrado Patrick Dempsey. En “Juntos pero revueltos” Dempsey interpreta a Chris Wooden, un aspirante a escritor al que por un error informático de la secretaría de la universidad tiene que compartir habitación con una chica llamada Alex (Helen Slater). Además de la diferencia de sexo la pareja tiene diferentes caracteres, cosa que incomoda a Chris que hará todo lo posible para que le den una nueva habitación… hasta que descubre que se ha enamorado de su compañera.

Aunque “Juntos pero revueltos” (por cierto, ¿por qué IMDB y FilmAffinty se empeñan en llamarla “Juntos pero no revueltos”? Ese “no” sobra.) no es una película del todo redonda el buen hacer de su pareja protagonista, sobre todo de Slater, y su propuesta atípica la hace muy interesante. ¡Ah! Y durante la película suena el “Happy together” de The Turtles, que para mí ya es un aliciente más.

23) “Un gran amor” (1989)

23

Que quede claro desde el principio: Estamos ante la mejor comedia romántica adolescente de la historia. Jamás ha existido ninguna como ella y me aventuro a pronosticar que nunca tampoco lo habrá.

“Un gran amor”, que supuso el debut en la dirección de Cameron Crowe, narra la historia de Lloyd (un portentoso John Cusack), un chico de clase baja que está enamorado de Diane (una Iona Skye que también nos brinda una extraordinaria actuación), la chica más guapa del instituto que además proviene de una familia acomodada. Pero para sorpresa de todos el sentimiento es reciproco. El problema viene cuando el padre de Diane (un John Mahoney que se come la pantalla) se pone en contra de esta relación.

Se me hace difícil resaltar algo más del argumento. Tal vez os parezca típico pero creedme cuando os digo que Crowe consigue servir un producto totalmente fresco y que logra emocionar en muchos momentos. El trío protagonista raya a gran altura pero también merece ser destacado el trabajo de los secundarios (Joan Cusack y, sobre todo, Lili Taylor).

“Un gran amor” merece pasar a la historia del cine aunque solo sea por habernos dejado para la posteridad esa imagen icónica de los 80 en la que John Cusack, ataviado con una gabardina, sujeta en alto un radiocasete en el que suena “In your eyes” de Peter Gabriel.

Si mañana solo podéis ver una película, no lo dudéis, que sea esta.

24) “Un toque de infidelidad” (1989)

24

¿Cómo empezar a hablar de “Un toque de infidelidad”? ¿Destacando su gran sensibilidad? ¿Hablando de las maravillosas actuaciones de todo el casting? ¿Diciendo como me llega a emocionar la música de Angelo Badalamenti? ¿Advirtiéndoos de que viendo está película vais a caer enamorados de Isabella Rossellini? No sé por dónde empezar.

¿La historia? Larry (Ted Danson) y Maria (Isabella Rossellini) son dos primos lejanos que se hacen pasar por amantes para vengarse de sus respectivas parejas. Pero lo que comienza como una farsa acaba por convertirse en algo mejor.

Antes he dicho que todo el casting está maravilloso pero si he de destacar solo a uno destacaría a William Petersen (el Grissom de “CSI”) como el infiel marido de Maria.

Desgraciadamente, y a pesar de todo lo enumerado, parece ser que “Un toque de infidelidad” ha caído un poco en el olvido. Dadle una oportunidad. Merece la pena.

25) “Una chica de ensueño” (1989)

25

¿Cómo? ¿Qué? ¿Estamos haciendo una lista de comedias románticas ochenteras y no hemos nombrado ninguna protagonizada por los dos Coreys? (Vale, sí, Corey Haim tiene un papel en “Admiradora secreta” pero seguidme el rollo) Tranquilos que la espera ha valido la pena.

En “Una chica de ensueño” Corey Feldman ejerce de protagonista teniéndose que conformar Corey Haim con un rol secundario. Feldman interpreta a Bobby Keller, un chico que a causa de un accidente intercambia su cuerpo con un anciano científico llamado Coleman Ettinger (el gran Jason Robards). A partir de entonces Bobby y Coleman solo podrán comunicarse en sueños. Para volver a sus cuerpos originales Bobby tendrá que poner orden en su vida y eso incluye enamorar a Lainie Diamon (Meredith Salenger). Para lograr este propósito Bobby contará con los consejos de Coleman.

Elevada a la categoría de culto, si tuviera que destacar solo una escena de esta película sería aquella en la que Bobby se pone a bailar a lo Michael Jackson para impresionar a Lainie al ritmo de una versión de “Dream a little dream of me” interpretada por Mickey Thomas.

Seguida por una inferior secuela que desaconsejo ver a no ser que seas un completista de la filmografía de los dos Coreys.

Y con “Una chica de ensueño” doy por cerrada esta lista. Sé que han quedado fuera grandes películas pero estas 25 son mis preferidas. Espero que el esfuerzo haya valido la pena y que mañana veáis algún film, o varios, de esta lista. Y hablando de ella, ¿qué os ha parecido? ¿Os gustan estas 25 películas? ¿Hubierais puesto otras? Contad, contad…

Recordado por el viejales: el día 13 de febrero de 2015 a las 10:00 am

Categorías relacionadas : Películas

5 Comments

  1. Pedazo lista y pedazo artículo. Habéis hecho que me entren ganas de ver unas cuantas de estas 25 pelis.

    Post a Reply
  2. Admiradora secreta!!! Mítica la escena de cuando loa dos matrimonios juegan al bridge jaja. Sólo me faltan Loverboy y 3 camas para un soltero y ya lo clavas!!!

    Post a Reply
  3. Pero donde está flash dance!,noooooo

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *